Pages Navigation Menu

Penso, logo duvido.

Amnistía en Venezuela – Editorial

Bandeira da Venezuela

Bandeira da Venezuela

Amnistía en Venezuela

La aplastante victoria de la oposición en Venezuela, eligiendo 2/3 de la Asamblea Nacional, inaugura un nuevo ciclo en la historia política del país, después de 17 años de hegemonía del populismo de Hugo Chavez, a quienes Nicolas Maduro sucedió en la Presidencia. La toma de posesión de la nueva Asamblea Nacional dió inicio de inmediato al movimiento por la amnistía política en Venezuela, al cual se asoció la iglesia católica. En una declaración a nombre de la Conferencia Episcopal de Venezuela, que preside, Monseñor Diego Padrón consideró que la amnistía para los presos políticos y exiliados es una medida necesaria para la distensión política y la reconciliación nacional. Venezuela es el único país de América del Sur que tiene presos políticos: 75 opositores, incluyendo Leopoldo López, ex-alcalde de Chacao y uno de los líderes destacados de la oposición. Además de prisioneros políticos, Venezuela tiene cientos de exiliados políticos. (Brasil tiene varios políticos presos, pero no tiene presos políticos – es decir, personas en cárcel por sus ideas o actividades políticas.) Amnistía Internacional también defendió que la Asamblea Nacional adopte las medidas necesarias para garantizar la “liberación inmediata e incondicional de los presos de conciencia y las personas a que se hacen cargos judiciales con base en motivación política”. Es inaceptable que Venezuela se presente ante el mundo como una democracia cuando mantiene decenas de personas detenidas por motivos o actividades políticas. La violencia de que Maduro acusa estos prisioneros de hecho se ha practicado por los llamados “colectivos”, grupos paramilitares que, según Hugo Chavez, son “el brazo armado de la Revolución Bolivariana”. La nueva correlación de fuerzas políticas en Venezuela, como resultado de las últimas elecciones, puede traer al país un nuevo ciclo político y económico de desarrollo y democracia. Pero el primer paso debe ser una amnistía política.

***

Para acompañar nuestras actividades nos siguen en Facebook. Haga clic aquí

Leave a Comment

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *